viernes, 10 de enero de 2014

Sobrevivientes



Caminaban sin rumbo, en búsqueda de un lugar seguro que les permitiera pasar la noche; cuando de pronto sintieron el ruido del radar; los habían ubicado; no tenían demasiado tiempo, era hora de ocultarse y resistir.
Julia y Alberto tomaron de la mano a sus hijos y Rodrigo junto a Maria del Carmen cargaron con los bolsos y el armamento; el entorno era deprimente, por todos lados se notaba el fragor de la pelea; una lucha que estaba más allá de cualquier pensamiento racional o interpretación filosófica.
Una batalla que superaba las mesiánicas pretensiones de cualquier dictadura; es muy difícil de asumir que un grupo de Seres humanos se hayan aliado con una Raza Alienigena para invadir la tierra y esclavizar a los humanos rebeldes; la lucha intergalactica había sido relativamente fácil para los invasores, al contar con la tarea de inteligencia realizada desde el planeta por humanos aliados.
Un tiempo atrás la humanidad había sido advertida que varias naves se acercaban volando al planeta Marte; pero pocos, salvo cientificos y algunas fuentes militares tomaron precauciones; se había avistado tres grandes naves nodrizas de amplias dimensiones y otras más pequeñas ingresando en la Galaxia; cuando se dieron cuenta de las verdaderas intensiones de los visitantes, era demasiado tarde; rápidamente bloquearon todo sistema de comunicación y electrónico; nos aislaron; al intentar interceptarlos los Aviones caza fueron destruidos; las armas convencionales eran obsoletas frente a una tecnología muy superior; solo nos quedaba resistir a los pocos sobrevivientes que aún no habíamos sido capturados; Alberto era el jefe de nuestro grupo y creía tener una estrategia que podría vencerlos; nos decía que había un camino y era la batalla intelectual; utilizando el potencial de nuestra mente humana, nuestra capacidad de resistencia, la fortaleza espiritual los venceríamos...

Autor con Derechos reservados Néstor O Salgado
Publicar un comentario